Protección por desempleo para trabajadores afectados por ERTEs

Necesidades básicas

Trabajadores con suspensión de empleo o reducción de jornada mediante ERTE.

Personas destinatarias: trabajadores que, por causa del COVID-19, hayan tenido una suspensión de contrato de trabajo o reducción de jornada por razones de fuerza mayor o por causas productivas, mediante ERTE.


Requisitos:

  • El inicio de la relación laboral o societaria debe ser anterior al 18 de marzo de 2020.
  • Pueden recibir la prestación aunque carezcan del período de cotización mínimo, tengan suspendido un derecho anterior a prestación o subsidio por desempleo o no hubiesen percibido prestación por desempleo precedente.

Acreditación por parte de la empresa.

Pendiente de desarrollo reglamentario.
En todo caso, los límites máximos seguirán siendo los establecidos en el Art 270.3 de la LGSS, es decir:

  • 941 euros (175% IPREM) o
  • 1.075 euros en caso de hijos a cargo (200% IPREM).

Mensual.

Siguiendo normativa de la prestación contributiva por desempleo con las siguientes especialidades:
a) La base reguladora de la prestación será la resultante de computar el promedio de las bases de los últimos 180 días cotizados o, en su defecto, del período de tiempo inferior, inmediatamente anterior a la situación legal de desempleo.
b) La duración de la prestación se extenderá hasta la finalización del período de suspensión del contrato de trabajo o de reducción temporal de la jornada de trabajo de las que trae causa.

  • Los ERTE-s por fuerza mayor, ya sea total (sin reinicio de la actividad) o parcial (recuperación de una parte de la actividad) tendrán un límite temporal de aplicación hasta el 30 de septiembre, prorrogable en función de la situación sanitaria. 
  • Las medidas extraordinarias para la prestación por desempleo (posibilidad de cobrar la prestación aunque no se tenga el periodo mínimo cotizado y el no cómputo de la prestación de desempleo por el periodo de desempleo) también serán aplicables hasta el 30 de septiembre, con la salvedad del paro especial de los fijos discontinuos, que prolongará su vigencia hasta el 31 de diciembre.

 

La prestación de desempleo se solicita directamente por parte del empresario que ha tramitado el ERTE (Real Decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo, por el que se adoptan medidas complementarias, en el ámbito laboral, para paliar los efectos derivados del COVID-19. Artículo 3).

Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Para más consultas acerca de las prestaciones, el SEPE ha facilitado información en su página web con los procedimientos que recomiendan seguir durante el estado de alarma (pinche aquí).

https://www.sepe.es/HomeSepe/COVID-19/medidas-COVID-19.html

Protección del conjunto de los trabajadores que se vean afectados por un ERTE, incluido aquellos que no reúnen los requisitos ordinarios de acceso a la prestación.

Período de solicitud

Las suspensiones de contrato y reducciones de jornada fundamentadas en fuerza mayor derivada de la situación creada por el Covid19, a partir del RD Ley 24/2020, solo son aplicables si el expediente fue solicitado antes del 27 de junio y, como máximo, hasta el 30 de septiembre de 2020. La resolución de la autoridad laboral se realizará en el plazo de cinco días desde la solicitud.

Fecha inicio efectos

Desde el día siguiente a aquel en que:

  • Dejó de trabajar por supuesto de fuerza mayor (constatado por la autoridad laboral) o,
  • El empresario adoptó la decisión de suspenderle el contrato o reducirle la jornada, si la medida se adopta como consecuencia de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.
Fecha de última modificación
10/09/2020